Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

25.4.13

De Oriente a Los Arcos



Las piezas de la maquinaria vinotinto están respondiendo en cada lugar. El sistema de tres defensores de Dudamel se complementa con laterales volantes que recorren las bandas con un enorme desgaste. José Caraballo se ha consolidado por la derecha, mientras la izquierda ofrece el despliegue de José Hernández, en un puesto que ha ocupado muchas veces Eduardo Maceira, un polifuncional que le da al técnico la posibilidad de ubicarlo en la contención o como enganche.

Caraballo recuerda las playas de su Carúpano, a su familia y amigos, feliz de la alegría que les están dando. Comenzó en el club Centro Árabe, siempre de delantero, con el profesor Frank Giménez. Menciona con agradecimiento a sus entrenadores, como a Rolando Bello en el Caracas. “Siempre me aconsejó para llegar donde estoy”. Tuvo el debut soñado en los Rojos marcando dos goles. “El profesor Ceferino (Bencomo) me dijo que hiciera lo que yo sé. Jugar con profesionales fue una gran experiencia, un orgullo para uno”. Compartió el equipo y el cuarto con Fernando Aristeguieta.

Maceira comenzó en el colegio Los Arcos de Caracas, donde hoy siguen el torneo con orgullo. Después de una prueba, se incorporó a la Sub-18 del Real Esppor. “Me llamaron y es mi equipo actual, donde me estoy formando”. También debutó en la Copa Venezuela. Sus padres, Reinaldo y Claudia, están en San Luis como parte de la barra vinotinto, junto a su hermano Daniel, que a los 14 años también juega con los merengues.

Ambos se adaptaron a sus nuevos lugares. El oriental se mueve por la banda sin dejar de mirar el arco. “Tengo tiempo trabajando así y me siento bien. Uno agarra su confianza”, dice. “ En mi equipo juego de volante 10, pero no tengo ninguna preferencia, me gusta jugar en todas las posiciones”, afirma el caraqueño como un profesional.

El número 15 pregona el buen presente. “Es una emoción muy grande, estamos invictos en el hexagonal y podemos dar más. El 8 enfatiza que “es una sensacion inolvidable, estamos haciendo historia en nuestro país”. Caraballo tenía como referencia a Chiqui Meza y lo emocionó jugar con él. Ambos admiran a Rondón y Maceira agrega a Arango y Rincón, mientras proclama el anhelo común: “Sueño tener la camiseta vinotinto, no hay palabras para describir esa sensacion. Estamos claros en nuestra meta y sé que lo vamos a lograr”. Recorren oriente y occidente y están atentos a Los Arcos, los dos.

(Columna publicada en el diario Panorama el 23.4.2013)

ebroner@gmail.com

Twitter: @ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario