Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

19.4.13

El Príncipe de Turén



La gran actuación vinotinto ante Brasil tuvo tranquilidad para afrontar el desafío en todas sus piezas, pero cada partido tiene momentos para contagiar confianza y uno de ellos fue a los pocos minutos cuando José Luis Marrufo salió con el balón desde su área dejando atrás a los delanteros rivales. “Dijimos que íbamos a jugar de tú a tú, que era un partido más. Esa claridad me la ha dado Dios y la experiencia de los juegos anteriores. Es la característica de uno. Cuando presionan mucho hay que lanzarla, pero se dio la circunstancia de salir jugando al comienzo”, explicó el muchacho nacido en Turén con la misma sonrisa y calma con la que llevaba la pelota.

Otra vez Beycker Velázquez comenzó la cadena de la convicción y así lo ve el zaguero: “La seguridad comienza en el portero y luego nosotros. Si la tocamos, también los volantes, todos. Y eso fue lo que hicimos, nos olvidamos que era Brasil, somos personas iguales. Sus delanteros son muy veloces, pero los esperamos con inteligencia, aguantando hasta el último segundo para despojarlos del balón”.

Estando en desventaja, Marrufo era uno de los que proclamaba que había que seguir igual. “Estábamos tranquilos, decíamos que todavía quedaba mucho, que en el segundo tiempo con la mente fresca replanteamos el partido y lo sacamos adelante. Y así fue”. Mantuvo su regularidad con distintos compañeros. “Somos una familia muy unida, nos llevamos muy bien y eso se ve reflejado en la cancha. No importa quién esté”.

Desde los 5 años su padre lo acompañaba a los entrenamientos en el estadio Víctor Julio Ramos. Ya se suma a la lista de vinotintos surgidos en Turén, como Gilberto Angelucci, los hermanos Romo, el Católico Oscar Rojas y Henry Pernía, con quien conversa seguido: “Me aconseja mucho, me dice que ya el paso al Mundial está ahí, que siempre tenemos que dar el extra”.

Ya en la Sub-20 del Caracas, recuerda que en el Sudamericano Sub-15 las piernas no estaban preparadas para los segundos tiempos, pero toma la experiencia con orgullo: “Luchamos por nuestro país y ahora se están viendo los resultados, nos ha ayudado mucho ese roce”.

Su admiración por Amorebieta y Vizcarrondo se extiende a un histórico: “José Manuel Rey genera mucha confianza y quisiera ser algún día como él. Quiero darle la alegría al país de este Mundial y luego con la Sub-20”. El aspirante a Rey tiene buenas credenciales, ya es príncipe en San Luis.

(Columna publicada en el diario Panorama el 18.4.2013)

ebroner@gmail.com

Twitter: @ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario