Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

20.4.13

El regreso del capitán



Ayer en la mañana, los jugadores de la Selección caminaron las 8 cuadras que separan al hotel de la Catedral de San Luis. Distendidos, despejaban sus mentes por las amplias aceras casi vacías. Algunos rezaron, caminaron por la calle peatonal, firmaron autógrafos a una familia de Margarita y conversaron con jóvenes de su edad en la frondosa Plaza Pringles.

Franko Díaz estaba con la ansiedad de su vuelta del próximo domingo tras la suspensión. “No aguantaba más, estaba desesperado viendo los juegos en el palco. Sentía tristeza, quería meterme en la cancha. Con Perú va a ser el partido más difícil”, comentó con la claridad generalizada que no les permite creer en el favoritismo que les llega por primera vez. Con su madurez adelantada explica que no les afecta que sus amigos tengan mayores diversiones: “Nosotros elegimos esta vida profesional en el fútbol y estamos concentrados 100 por ciento en el objetivo que queremos”.

Nacido en Guanare, siguió los pasos de su padre Mauro, que jugó en Llaneros y Chacao. Comenzó en el club Hispano hasta que se sumó al Deportivo Lara. Allí encontró referentes importantes. “José Manuel Rey me da consejos para seguir por el buen camino. Me siento muy orgulloso de estar con él y Marcelo Maidana. Admiro a Tomás Rincón y a Juan Arango, queremos imitarlos”.

Sus padres estuvieron en San Luis para el primer juego y los siente presentes. “Están orgullosos de mi y de todo el equipo. Tenemos un gran grupo, somos una familia”. Asume las responsabilidades del capitán: “Hay que ordenar a la defensa, estar compactos en todas las líneas, corregir los errores. La línea de 3 ha resultado muy bien con los buenos centrales que tengo al lado”. Su juego aéreo pesa en las dos áreas y generó el gol ante Ecuador”,

En la práctica de la tarde en el club Juventud entregó todo pensando en el desafío inminente y transmitió seguridad por la respuesta física: “Tuvimos una gran preparación, los 10 meses nos han servido de mucho. Trabajamos con intensidad muy grande y al siguiente partido es igual. Los muchachos están muy activos, muy energéticos”.

Ya pagó por su expulsión y el domingo se verá su coraje en cada acción. “Yo fui con la mayor intensidad para buscar la pelota, pero el árbitro lo vio de otra manera. Seguiré siendo el mismo Franko, dando el 100 por ciento”. Vuelve el capitán de un batallón que se fortalece cada día.

(Columna publicada en el diario Panorama el 20.4.2013)

ebroner@gmail.com

Twitter: @ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario