Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

22.4.13

El sueño real de 23 muchachos



En las habitaciones del hotel Quintana de San Luis el control remoto de los sueños sintoniza el mismo canal. Los 23 chicos vinotinto sub-17 se comportan como adultos y viven como profesionales sabiendo que ese es el camino para aterrizar en Emiratos Árabes. Surgieron de diferentes puntos de Venezuela y se unieron en una autopista que recorren mirando el cartel que anuncia que falta poco. En Catia lo sueña también la mamá de Beycker Velázquez, el arquero que empuja a sus compañeros con su seguridad. Sus colegas trabajan tan fuerte como él: Pedro Ramos, que ya sabía lo que era jugar en Argentina, y Enmis Rodríguez, que hace unos meses vio en Carabobo que su potencial podía darle una profesión.

El capitán Franko Díaz fue palpitando este momento en su infancia en Guanare y junto a José Manuel Rey en Lara; José Luis Marrufo acumula la tradición futbolera de Turén, Juan Tineo la trae desde Valencia como Diego Osío, mientras Jesús Núñez lo siente desde la cuna tachirense con vivencias en Buenos Aires. El embajador de Carúpano José Caraballo representa la técnica irreverente del Caribe, Eduardo Maceira tiene en vilo a todo el colegio Los Arcos, Andrés Benítez duplica el espíritu guerrero con su origen barinés y su presente en Trujillanos, al lado de Francisco La Mantia, toque y esperanza de todo niño que nace en Mérida. José Hernández vuela como aprendió en el Santo Tomás de Aquino.

David Zalzman busca la meta desde Maracay, con la sabiduría de haber estado en el Barcelona, así como Luis Rodríguez agregó el picante mexicano a su pasión de San Cristóbal. Los que concretan en la red quieren llegar lejos. Andrés Ponce con el orgullo zuliano y Ronaldo Peña, de tradición familiar de Acarigua. Los empuja la ilusión que traen Douglas Martínez desde Yaracuy, los merideños Nicolás Márquez y Adalberto Peñaranda, el tachirense Jhony Camacho, las olas de La Guaira con Leomar Pinto y la experiencia española de Samuel Marquina. Con su conducta ejemplar y su juego de tono mayor escriben otro cuento de “Las mil y una noches”, seguros de que pronto les tocará pasar una desvelados con sonrisa mundialista.

(Columna "Gol de Venezuela" publicada en Últimas Noticias el 22.4.2013

ebroner@gmail.com

Twitter:@ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario