Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

2.4.13

Ilusión zuliana



La inauguración del Sudamericano Sub-17 encontrará esta tarde a la Vinotinto fuera del campo. La fecha libre implica la desventaja de jugar luego cuatro partidos seguidos y el atenuante de observar hoy a sus rivales. Colombia-Paraguay y Argentina-Ecuador serán los dos espectáculos en el paisaje de montañas del estadio Juan Gilberto Funes, con ojos zulianos observando.

Andrés Ponce llegó a Argentina con la misma ilusión con la que le dijo a su padre que quería jugar al fútbol y canalizó en el club El Tablazo. Comenzó como central hasta que se dio cuenta de que se sentía cómodo de delantero. Admiraba al brasileño Rolando y ahora quiere ser como Salomón Rondón. Él mismo define sus características: “el cabezazo, la fuerza, el rebote, soy un jugador explosivo, que va bien por arriba, no da una pelota por perdida y siempre quiero seguir mejorando”. Su timidez inicial se convierte en confianza como al recibir un balón.

Cuando lo detectaron del Unión Atlético Maracaibo, le complicaba llegar desde su casa en Sierra Maestra. Hoy agradece esos años de preparación y los consejos de sus entrenadores Frank Flores y Fernando Villalobos. Lo entusiasman sus predecesores Yohandry Orozco y Manuel Arteaga. “Siento un gran orgullo, son maracuchos igual que uno”.

En el Táchira le está yendo bien con ese ambiente exigente. “Daniel Farías me dice que haga mi trabajo como si estuviera en mi barrio, que juegue tranquilo”. Con la camiseta aurinegra debe pegarse a la banda, con obligaciones defensivas; en la Sub-17 es delantero centro, se siente empujado por un país. Ya en la sede del torneo, transmite seguridad: “Estamos bien concentrados, motivados, tenemos la gran ilusión de ir al Mundial. Estoy seguro de que vamos a ir, todos lo visualizamos. Ya se verá quién es quién”.

Con 16 años, acumula roce internacional. Fue al torneo de la Academia Tahuichi de Bolivia con el Unión y le anotó dos a Uruguay, para volver a marcarle, como a Chile, en el Sudamericano Sub-15. Viene anotando en los amistosos y lo analiza: “Siempre me concentro, me gusta pensar en hacer muchos goles, que el equipo gane, que no se descarrile de nuestro objetivo que es ir al Mundial. Como delantero quiero ser muy participativo”. Los grandes desafíos le llegaron muy temprano y luce con la mente preparada, como si la autopista hacia el estadio de San Luis fuera la Circunvalación 2, testigo de sus primeros gritos.

Columna de Edgardo Broner, publicada en el Diario Panorama el 2/4/2013

ebroner@gmail.com Twitter: @ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario