Como en el 86, por Edgardo Broner

Fútbol Pensado le da 86 veces la pelota al lector más allá de la mitad de la cancha para que pueda hacer el mejor gol de la historia. seguir leyendo

4.2.14

Se perdió hace cinco años



Sreten Petkovic, el entrenador que llegó desde la antigua Yugoslavia en 1992 junto a Ratomir Dujkovic, fue desde Maiquetía a Valencia para descubrir, en un Mundialito del estadio Misael Delgado, el fútbol del país en el que iba a trabajar. La caída de los jóvenes vinotinto evidenció sus carencias y el veterano estratega sentenció: “Este partido se perdió hace cinco años”. Se refería a que los muchachos no habían tenido la formación temprana imprescindible para enfrentar a las otras selecciones. Cuando la brasileña, con Dida en el arco, se impuso solo 2 a 0, dijo dos palabras: “Brasil diplomatique”, en un español forzado que dejaba claros sus mensajes. Pese a la evolución se siguen perdiendo juegos por las debilidades formativas.

Curiosamente la caída de Caracas ante Lanús fue un partido que se había ganado hace cinco años, pero también se empezó a perder desde 2009. Los Rojos habían armado un equipo muy fuerte, interrumpiendo su política de puertas abiertas para quien tuviera una oportunidad en el exterior e incorporando a figuras del primer nivel. Luego prevaleció la idea de exportar a primera vista y promover a los juveniles, con la mejor estructura nacional a la que se suman las promesas del interior. La formación todavía tardía bastaba para las exigencias del torneo local. Lanús también fue vendiendo, de manera más selectiva, pero sus juveniles llegaban fortalecidos a primera división.

Con esos antecedentes se encontraron en un Olímpico mal maquillado. Los locales comenzaron a prepararse antes, pero las diferencias quedaron marcadas desde el inicio. La lógica no se tomó las vacaciones que el fútbol le permite y fue una desilusión para los miles de hinchas multiplicados en cada Libertadores, que llenaron de cantos el ámbito universitario. Las pantallas dejaron un lugarcito para apreciar la seguridad de Baroja, la solvencia de Tucker, la chispa de Cariaco González y el empuje colectivo. Y mostraron el penal inventado que estiró la distancia para este jueves en Argentina, un partido que se empató hace cinco años, cuando también se empezó a perder. Ya se juega la Libertadores de 2019.

Columna publicada en el diario Últimas Noticias el 3.2.2014

ebroner@gmail.com

Twitter: @ebroner

No hay comentarios:

Publicar un comentario